San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Para verte gambetear

jun. 18, 2017 12:02

en Información General

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - Para verte gambetear

Música

“A ver…me llamo Jorge Marcelo Pandelucos, me dicen Alorsa, venido al mundo en la ciudad de la plata el 24 de noviembre de 1970 (sagitario y perro, pero ni bola al horóscopo). Radicado en la república separatista de Tolosa. Hice la secundaria en el Liceo Naval, y termine los estudios de Ingeniería Electrónica. Fui profesor secundario, barman en San Martin de los Andes, encargado de cafetería en Capital, Ingeniero Electrónico y actualmente cantautor y chofer de taxi.

Soltero y sin apuro, conocimientos musicales escasos y a mucha honra. Buen asador y matero semi profesional. Escribo desde la primaria (era el traga del colegio en ‘redacción tema la vaca’, etc.). Aprendí a tocar la guitarra hace cuatro años y compuse los primeros tangos casi inmediatamente obteniendo los nefastos resultados que hoy nos convocan. Antes fui integrante peregrino de coros y bandas rockers y bluseras, saxofonista. Viajé a Europa con unas pistas de tangos clásicos grabadas y ahora me quiero salvar con La Guardia Hereje (que se está transformando de un hobby a un proyecto de vida)…”

Así comienza su ‘Autorretrato’ Jorge ‘Alorsa’ Pandelucos, quién supo ser líder de La Guardia Hereje desde 2002 hasta el momento de su partida a los 39 años, allí por el 2009, cuando su corazón le dijo basta. El cuarteto, que curtía tangos, milongas, valses y candombes, nació en Tolosa, barrio de La Plata (Alorsa le llamaba República Separatista de Tolosa), y estaba integrado por Alorsa en voz y composición, Sebastián Marín y Fernando Tato en guitarras y Leonardo Gianibelli en percusión.

“Estamos parados en la milonga y desde ahí nos movemos hacia ritmos vecinos como el tango, el candombe, la murga, algún aire folclórico y lo que llamamos canciones criollas o rioplatenses, difíciles de encasillar en algún genero pero que tienen un fuerte dejo regional…”, decía su líder.

Grabaron dos discos, “Tangos y otras yerbas” (2005) y “Trece canciones para Mandinga” (2009), también hay un DVD, “En vivo en Ciudad Vieja 2006”, que refleja realmente lo que era La Guardia Hereje en vivo:

el Gordo con infaltable escenografía: una mesita con un pequeño mantel, una jarra pingüino y un enano de jardín. Y allí, sentado, Alorsa le cantaba a su vieja, al futbol, a los fracasados, a la tristeza del domingo, a la timba, a los exiliados…

El Gordo tenía muy en claro que el disco servía como difusión pero no para mantenerse. “Vivir de tocar es volver a esa magia que no se puede reemplazar con máquinas…”, decía astuta y poéticamente. Con la consigna de esquivarle a las propuestas tangueras fox export, La Guardia Hereje se manejaba en forma independiente, sin sellos discográficos ni productores. “Eso fue una obra más que nada de Jorge - cuenta Leo Gianibelli - Él era una persona muy meticulosa con lo que buscaba, con la imagen; él sabía lo que quería ‘vender’, lo que quería expresar, lo que quería mostrar. Siempre nos fue muy difícil por el tema eran los productores, pero te aseguro que en La Plata hay un antes y un después de la Guardia con el tema de los productores”.

 Con esa consigna comenzaron a tocar los domingos en La Plata, a esas tocatas en Ciudad Vieja las llamaron ‘misas herejes’. También iniciaron un ciclo denominado Tango Criollo Club, un espacio donde compartían escenario con El Yotivenco, La Chicana y La Orquesta Típica Fernández Fierro. Permaneció un año en 7 y 42 en La Plata y luego recaló en Buenos Aires. La costa atlántica los vio llegar en gira bajo el nombre de ‘Las Toninas Tango Tour’ y hasta recalaron en la edición 2006 de Cosquín Rock (dicen que fue memorable el momento que en medio de bandas de rock  Alorsa comenzó a recitar ‘Te morfaste las facturas’).

 

Vuelve el tango

El Gordo tiene un hermoso poema intitulado: ‘Vuelve el tango’. El pianista, director y compositor Julián Peralta lo eligió para abrir el primer volumen de “Disparo en la noche”, álbum imprescindible si quiere conocer el tango de hoy. ‘Vuele el tango’ está recitado por Martín Otaño sin acompañamiento musical por decisión de Julián Peralta y en su comienzo dice así:  “Me leyó una gitana en la borra del café que vuelve el tango, una ambulancia enciende las luces de las pizzas, los malabaristas de luz roja apuran el mangazo, una pareja se jura al celular las dos horas de trampa en algún telo y alguien sólo, en una pieza, busca en el diario el delibery de trolas. Vuelve el tango, y que vuelva nomás, si está en su casa. Bienvenida de mates y gorriones, bienvenida de vinos y de farra. Por su primer amor que fue milonga, de su primer amor, que fue guitarra. (…)

 Siga, siga… y la pelota no se mancha. Vuelve el tango y que bufen los eunucos. Me leyó una gitana en la borra del café que vuelve el tango. Se escapó de enredadas partituras. Los que no lo conocen lo pedían, alguien lo dio por muerto, ¡Que locura! Era siesta nomás la que dormía...”

 

Alorsa y el Diego

Gustavo Piñero era el entrenador de arqueros cuando Diego Maradona era director técnico de la Selección Argentina. Fue Piñero quién le hizo conocer a Diego ‘Para verte gambetear’ durante el Mundial de Sudáfrica, un delicioso aire de candombe con una letra que el Gordo, hincha de San Lorenzo, le regaló:  “Con un par de lienzos crotos, esperando por el bondi de Fiorito a Paternal / Las pisadas, las rabonas, son los chiches que los viejos no te podían regalar / Y en la villa se juntaban los pendejos para verte gambetear / Del Riachuelo para el mundo, desde el cielo hasta el infierno, patadas en catalán / Ya más nadie iba a manguearle milagros a San Genaro porque entrabas a jugar / Se juntaron el jetset y la camorra para verte gambetear, treinta millones de negros transpirando en tu remera para jugar un mundial / Más regalo que un cumpleaños, más premio que la quiniela, más baile que en carnaval y en los barrios faltaban televisores para verte gambetear… / Barrilete, pecho inflado, con el sol de nuestros sueños te volviste a iluminar, empachado de ilusiones, cuando vos eras el dueño te fueron a desterrar / Y en las calles, cada lágrima fue el precio para verte gambetear / Gordo, cara de galleta, caminando medio chueco, siempre echado para atrás / Como no te daban pase te piantaste de los muertos, ¿cómo te iban a parar? / Y rezamos en La Habana y Buenos Aires para verte gambetear / Con la sonrisa de pibe, con el brazo guerrillero y el corazón de arrabal, la zurdita endemoniada y el martillo en el garguero, cada día te quiero más / No hace falta más que entrecerrar los ojos para verte gambetear…”

‘Para verte gambetear’ le dio el derecho a La Guardia Hereje de participar en ‘La Navidad del Diez’, una especie de misa que cada 30 de octubre (día de nacimiento del Diego), celebra la llamada Iglesia Maradoniana, ‘misa’ que iniciaron cuatro rosarinos en 1998.

Diego Maradona no alcanzó a conocer a Alorsa, pero cuentan por ahí que una vez pasó por el barrio para ver dónde vivía Jorge Alorsa, aquel que escribió ‘Para verte gambetear’, además de otras joyitas como ‘Canción para Mandinga’, ‘Ezeiza’, ‘Sin orsai’, ‘Clase 70’, canciones que hablan de nosotros, los argentinos.

La mayoría de los datos y los testimonios de este artículo fueron recabados de “La Guardia Hereje: un punto de inflexión en la canción popular rioplatense en la Ciudad de La Plata” (2014), tesis de Mariano Serraino y Ricardo Ape para la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 19,95 20,45
Euro 25,10 26,10
Real 620,00 670,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/informacion-general/para-verte-gambetear_a269814'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.